27 de feb. de 2014

El día en que le pedí perdón a Huber Matos

Por años traté de imaginarme su rostro, pero no aparecía en ninguna parte. Lo habían borrado de la historia nacional con meticuloso ensañamiento. Lo difuminaron, Incluso, de una de las imágenes más emblemáticas de la revolución, esa donde de él y Camilo Cienfuegos acompañan a Fidel en el lomo de un Jeep, durante la entrada victoriosa a La Habana.
A mediados de la década pasada, Huber Matos estuvo de visita en Santo Domingo y me invitaron a un encuentro con el heroico comandante. Ya era un aciano frágil, pero conservaba intactas su estatura y su fuerza. Cuando nos saludamos me dio un duro apretón. Llegué a sentirme atenazado por los huesos de sus manos.
Me costó mucho trabajo pedir la palabra, me intimidaban su mirada y el peso de la historia que llevaba sobre los hombros. “Yo solo quiero pedirle perdón, comandante”, le dije. Entonces le conté el odio que, de niño, llegué a sentir por él: “A mi generación le inculcaron que usted era un traidor a la patria y el responsable de la desaparición de Camilo”.
Él también se puso de pie y me dio un abrazo. Otra vez me sentí atenazado. “Gracias, hijo”, me dijo muy conmovido, casi al oído. Aunque no pudieron fusilarlo, acabaron asesinando su reputación, que es la manera más cobarde que ha usado Fidel Castro para anular a sus adversarios. Por eso los jóvenes de mi país saben tan poco de uno de los líderes más valientes que tuvo la revolución.
Hoy murió uno de los primeros cubanos que advirtió que aquella gesta popular acabaría convirtiéndose en una oprobiosa dictadura. El día en que la historia se pueda contar tal como fue, Huber Matos volverá a subirse en el Jeep del que nunca debieron bajarlo. Entonces, sin borrar a nadie más, deberá quedar bien claro quién traicionó a quién.

19 comentarios:

Blanca Acosta dijo...

¿A tu generacion? !No!, a la mía también, que pasamos de verlo como un héroe ("¡2,3,4, Hubert Matos para rato!") a un traidor!

Marcelino dijo...

Camilo, eres la imagen del pueblo.

Anónimo dijo...

ME QUITO UN SOMBRERO DEL TAMAÑO DEL DE CAMILO CIENFUEGOS ANTE TUS PALABRAS ERES UNA BELLA PERSONA Y UN CUBANO LINDO.

Anónimo dijo...

Gracias por este mensaje tan conmiovedor.. paz eterna a un luchador por la cuba que soñamos todos.

Rodolfo Hernandez dijo...

Que linda anécdota, gracias por compartirla.....

Aimara Pérez dijo...

Espectacular!!!

Silvio Gonzalez dijo...

La historia real en pocas palabras a un gran cubano que se llama patria!

Yamile Perez dijo...

Hermoso escrito...me emocione...la verdad siempre sale a la luz y ya todos sabemos quien traiciono a quien !!!

Ernesto Rosales-Norka de Cardenas dijo...

Gracias Camilo Venegas Yero , Bello escrito ! Eres la voz de varias generaciones de cubanos.

Lo Batakankan dijo...

Muy bonita anécdota, no fue fácil su vida y aun así siempre estuvo por el diálogo y la comprensión. Gran hombre.

CAMAGUEYANO AUSENTE dijo...

GRACIAS CAMILO POR TU HONRADEZ INTELECUTAL Y POR EL FOGONERO QUE ES UNA DE LAS MEJORES PUBLICACIONES SOBRE CUBA QUE EXISTE EN LA RED

Ana J Mas Garrido dijo...

Camilo, cuanta verdad expones para hablar de Hubert Matos, lamentable que un hombre de su estirpe fuera dilapidado por un asesino como Castro

Clive Rudd Fernandez dijo...

Genial!!!

HILDA dijo...

TE ABRAZO POR TU HONESTIDAD Y TALENTO

Hubert M Rodriguez dijo...

el nombre que tengo es por el

Circe dijo...

En mi escuela estudió una sobrina de Hubert Matos, y las chicas susurrábamos su nombre como si fuera un infame, nunca nos atrevimos a preguntarle por su tío, que entonces estaba preso. Yo también tengo que pedir disculpas y rendir homenaje, aunque sea tardío.

Lopez dijo...

COMO MUCHOS DESCUBRIMOS A HUBERT MATOS CUANDO NOS FUIMOS DE CUBA, YO ERA MUY NINO PARA SABER NADA DE ESO, SIEMPRE ESCUCHE RUMORES DE LA MUERTE DE CAMILO CIENFUEGOS. ME LEI EL LIBRO DE HUBERT MATOS Y EMPECE A COMPRENDER MUCHAS COSAS, YA MUERTO HOY TAMBIEN LE PIDO PERDON, LA HISTTORIA A EL LO ABSOLVIO PERO CONCDENARA SIEMPRE A FIDEL CASTRO

Tomas nuñez dijo...

Valentia la tuya amigo. Tus palabras elevan tu dignidad. Tu ejemplo sera imitado por muchos. La historia se puede reescribir, pero siempre hay un archivo que guarda la verdad.

Miriam Mata dijo...

Siento que Huber Matos falleciera sin haber escuchado alguna disculpa sobre sus ordenes de fusilamiento en Guanabaquilla, Camaguey. Ahora esta ante la Justicia Divina, espero que la historia no olvide sus victimas. Hay que reconocer que salvo actuacion antes mencionada, despues de salir de prision hizo magnifica denuncia internacional y bien organizada bajo su ideologia social-democrata que tiene afiliados en todo el mundo contra la tirania de los hermanos asesinos en Cuba. Consuelo a su familia, amigos y seguidores en esta nueva etapa en sus vidas. http://cheasesino.blogcindario.com/